lunes, 22 de noviembre de 2010

Colombia expresa malestar a Panamá por asilo concedido a ex funcionaria del DAS


Por Telesur...

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, le manifestó a su homólogo panameño, Juan Carlos Varela,  la insatisfacción y malestar que causó la decisión del Gobierno del presidente Ricardo Martinelli, de otorgarle asilo político a la ex directora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) sin previa notificación.
“Llevo dos días en comunicación con el canciller de Panamá y le quedó muy claro nuestra insatisfacción y nuestro malestar”, informó Holguín, este lunes, en declaraciones a una radio local.

Indicó que el Ejecutivo de Colombia rechaza que ni siquiera haya sido informado del proceso que se seguía en Panamá. “A ellos (Panamá) les quedó muy claro. Desde el viernes estoy hablando con el canciller, y esperamos que no vuelva a ocurrir este episodio”, insistió.

Remarcó, sin embargo, que Bogotá no puede emitir ningún tipo de reclamo a Panamá porque reconoce que “todos los Estados tienen el derecho de admitir a todas las personas que juzgue convenientes”.

La ministra anunció que se estudia la posibilidad de pedir en extradición a la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, investigada por espionaje telefónico ilegal, si la Fiscalía ordena su captura.

“Con el respeto que le tenemos a la figura del asilo estamos mirando en derecho qué es lo que corresponde ahora”, indicó la jefa diplomática de Colombia.

“La Fiscalía está adelantado la investigación para saber si se solicita en extradición, también estamos mirando qué pasa si se trata de un asilo territorial o político”, agregó.

Hurtado solicitó asilo político a Panamá, “por temor a su seguridad personal”, petición que fue aprobada el pasado viernes por el gobierno del presidente panameño, Ricardo Martinelli.

La canciller Holguín señaló que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos no está de acuerdo con la decisión de Panamá, pues enfatizó que en Colombia se le ofrecía a Hurtado “todas las garantías de seguridad en su proceso”.

Por su parte, el presidente panameño, Ricardo Martinelli, ha defendido que la concesión de asilo a María del Pilar Hurtado es una decisión soberana.

María del Pilar Hurtado, junto a otros cuatro ex directores del DAS, es investigada por espionaje y seguimiento ilegal a magistrados, políticos de oposición, periodistas y defensores de los DDHH.

La ex funcionaria se desempeñó como directora del DAS del 23 de agosto de 2007 al 23 de octubre de 2008, cuando renunció.

Además, es investigada por la Fiscalía y fue inhabilitada por la Procuraduría General de la República (PGR) para ejercer cargos públicos por 18 años.

Desde finales del año 2007, el DAS, órgano que depende directamente de la Presidencia, ha estado vinculado con escándalos de espionaje ilegal. La actividad es conocida también en esa nación como chuzadas.

Las actividades de espionaje del DAS se realizaron contra los magistrados que desarrollaban investigaciones en el caso denominado parapolítica, que involucra a funcionarios del Gobierno del ex presidente Uribe, (2002-2010) con paramilitares.

Paralelamente, el director del medio colombiano Noticias Uno, Daniel Coronell, reveló el domingo que el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe, sugirió pedir asilo político en Panamá a  María del Pilar Hurtado.

El  periodista asegura que conversó con la ex funcionaria antes de su partida a Panamá, y ésta le comunicó que fue Uribe quien le recomendó pedir asilo.

Esperan que se acate decisión de Santos en caso Makled

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, este lunes, en sus declaraciones a la prensa, también informó que el Gobierno espera que la justicia acate la decisión del presidente Juan Manuel Santos, de extraditar a Venezuela, al narcotraficante Walid Makled.

“La extradición prima cuando haya más delitos. Hay un delito allá (Venezuela) que se llama sicariato, la solicitud de Estados Unidos es tráfico ilícito. El Código Penal hace respaldo a la decisión del presidente Santos”, puntualizó Holguín.

El narcotraficante, conocido como "El árabe", detenido en agosto en Colombia, es un  empresario acusado por los delitos de tráfico ilícito de drogas, legitimación de capitales provenientes del narcotráfico, asociación para delinquir y homicidio.