martes, 21 de septiembre de 2010

Chile: Familiares de mineros acusan al presidente de Chile de utilizarlos


Algunas de las familias que acampan en la superficie de la mina San José en espera de que los 33 trabajadores atrapados bajo tierra sean rescatados, temen que el presidente chileno Sebastián Piñera pueda estar usando las operaciones de rescate para aumentar su popularidad.

Piñera visitó la mina este domingo y habló con los mineros atrapados desde el pasado 5 de agosto, cuando se derrumbó la mina. También se presentó ante las familias con una placa de cobre en la que estaban grabadas las palabras que los trabajadores escribieron para dar aviso de que estaban vivos: “Estamos bien en el refugio, los 33“.

“Todo esto es política. Es sucio. Es un fraude y propaganda. Están jugando con los sentimientos de nuestros seres queridos”, dijo Nelly Bugueño, madre del minero atrapado Víctor Zamora.

El rescate de los mineros parecer haber aumentado la popularidad de Piñera en un momento en que estaba por los suelos en algunas partes del país.

En el sur de Chile, Piñera combate una huelga de 34 indígenas mapuches. Mientras que en las costas del centro y el sur del país, algunos chilenos acusan al gobierno de llevar a cabo una reconstrucción muy lenta después del terremoto y el tsunami de febrero.

El porcentaje de aprobación de Piñera aumentó al 56 % en agosto, es decir, 10 % más que en julio, de acuerdo con un estudio de Adimark GfK. La compañía chilena aseguró que el incremento estaba “directamente relacionado con las operaciones de rescate de los mineros atrapados en la mina San José”.
Cuando los mineros enviaron el primer mensaje de que estaban vivos desde un refugió a 700 metros bajo tierra, Piñera mostró triunfalmente la nota ante las cámaras de televisión.

Pero, algunos familiares dijeron este domingo que estaban molestos porque el rescate se estaba volviendo un espectáculo político.

“Sabemos que los políticos quieren presumir, pero a mí no me interesa la política. Lo único que me preocupa es que el presidente los saque”, aseguró Cristina Núñez, esposa del minero Claudio Yáñez.

La hermana de otro minero atrapado acusó a los rescatistas de retrasar el encendido de una plataforma petrolera recientemente ensamblada –el llamado Plan C– hasta que Piñera llegara.

También sostuvo que los rescatistas descubrieron que los mineros estaban vivos en el refugio en la madrugada del 22 de agosto, pero que esperaron hasta el mediodía para dar el anuncio oficial, después de que Piñera llegara a la mina.

Pidió que no se mencionara su nombre por temor a perder su trabajo por hacer comentarios antigubernamentales.

La esposa de otro minero dijo que las familias no recibían información de forma oportuna. La mujer, quien también pidió que no se diera a conocer su nombre por temor a represalias, dijo que no le importaba esperar bajo el sol para hablar con el presidente.

“Estoy cansada de cómo está haciendo las cosas. El ministro de minería y los rescatistas han hecho un buen trabajo, pero el presidente está jugando con nosotros”, aseguró.

No todos los familiares se sienten frustrados por los matices políticos en el rescate. “Tenemos que estar tranquilos. Dios trabaja a su tiempo y tenemos que esperar pacientemente”, comentó Eli Steger, hija del minero Jose Ojeda.

Visita de hora y media

Piñera llegó a la mina a bordo de un helicóptero militar al medio día del domingo. Estuvo hora y media en el lugar. En ese tiempo se reunió con Esperanza Ticano, la hija de un minero atrapado nacida hace cinco días. La besó frente a las cámaras de televisión. La madre de la bebé, Elizabeth Segovia, la había llevado por primera vez a la mina.

Este domingo fue el primer día en que tres diferentes máquinas cavaron tres túneles al mismo tiempo por donde se planea rescatar a los mineros atrapados, uno por uno, a finales de noviembre.