jueves, 9 de septiembre de 2010

Colombia: Pildora para la memoria: "EL BAILE ROJO" LA DANZA ASESINA DE LA OLIGARQUIA COLOMBIANA...



"EL BAILE ROJO" LA DANZA ASESINA DE LA OLIGARQUIA COLOMBIANA...


Este trabajo se acerca a la historia de "El baile rojo", un operativo paramilitar que durante los años 80 produjo el asesinato de un gran número de integrantes del partido Unión Patriótica Colombiana.

La memoria de sobrevivientes y familiares de las víctimas denuncia la persecución y exterminio físico de alrededor de 3000 militantes y simpatizantes de la Unión Patriótica, que ocurre en Colombia desde 1985. Este caso de genocidio político se comete de manera sistemática y organizada contra una organización política legal de oposición (comunistas e independientes de diferentes organizaciones e ideologías) en un país que mantiene un régimen constitucional y no dictatorial.

Memoria de los silenciados, El baile rojo va mucho más allá de la denuncia y de la recolección de testimonios lastimeros. Es, precisamente, como dice el autor en la primera línea de su presentación, la posibilidad, mediante la palabra, de rescatar del olvido a esos hombres, a esas mujeres y a esos menores, asesinados en época reciente.

Realizado por Yesid Campos, pone en evidencia a lo largo de 55 minutos: "uno de los más cruentos y atroces episodios de la intolerancia y de la deshumanización del conflicto y la guerra en Colombia: el exterminio sistemático y planificado desde 1984 hasta el presente, de alrededor de 3.000 miembros y simpatizantes de la organización política legal de oposición Unión Patriótica".

El exterminio de la Unión Patriótica fue una política deliberada del Estado colombiano. Es así que, en agosto de 1986, se pone en marcha un Plan denominado "Baile Rojo", el cual buscaba asesinar a la mayoría de los miembros de la UP que habían sido elegidos en cargos de representación popular.

Bajo el fuego de la cobardía política cayeron en todo el país líderes vinculados al poder público local y nacional en representación de la UP: Alcaldes, Diputados, Representantes, Senadores, y en menos de tres años fueron asesinados dos candidatos a la Presidencia de la República, Jaime Pardo Leal el 11 de octubre de 1987, y Bernardo Jaramillo Ossa el 12 de marzo de 1990.

La impunidad generada por el Estado con los crímenes cometidos contra los miembros y simpatizantes de la UP, llevaron a que en diciembre de 1993 los sobrevivientes, a través de La Corporación Reiniciar y La Comisión Colombiana de Juristas, demandaran ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Estado colombiano por el genocidio cometido contra la UP.

En el año 2001 la CIDH conviene entre el Gobierno Nacional y los Demandantes la búsqueda de una Solución Amistosa. Cinco años después, los Demandantes, ante el incumplimiento de lo pactado por el Estado, deciden romper con esta etapa del procedimiento ante la CIDH y continuar con la demanda.

Tras catorce años de arduas investigaciones y recopilaciones de casos, que aún no terminan, La Corporación Reiniciar ha logrado identificar y documentar más de 5 mil victimas de violaciones de Derechos Humanos, entre las que se cuentan más de 3 mil homicidios, torturas, desapariciones forzadas y atentados personales.

Ante la importancia de hacer visible el genocidio y sensibilizar a la ciudadanía sobre la VERDAD de esta tragedia que han vivido las víctimas y familiares de la victimas de la UP, los invitamos a todos y todas a sintonizarse con este documental sobre el "Baile Rojo", donde los: "rostros y voces de padres, esposas, hijos e hijas, que con dolor pero sin odios, ni sentimientos de venganza, hacen un llamado por el respeto a la vida, a la tolerancia, a la verdad, la justicia, la reparación integral, y en consecuencia a la reconciliación de los colombianos".

"No hago ninguna distinción entre combatientes y no combatientes. El que se pone al servicio de una banda de criminales es tan culpable como ellos, aunque se contente con servirles de recadero, de espía o de enfermero. Del mismo modo, aunque uno se limitase a curar a los heridos durante la batalla, no estaría absuelto de toda falta."