jueves, 9 de septiembre de 2010

Libres las mujeres acusadas de crimen en parentesco al abortar en Guanajuato


Colaboracion: Compañera Albania Camacho...

Si Mary Wollstonecraft, la filósofa y escritora británica del siglo XVIII, autora de la Vindicación de los derechos de la mujer, en la cual argumenta que las mujeres no son por naturaleza inferiores a los hombres, sino que tan sólo pueden parecerlo debido a que no han tenido acceso a la educación apropiada, supiera…

Si la escritora francesa Olympe de Gouges, autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791), quien defendió la igualdad entre el hombre y la mujer en el derecho al voto, en el acceso al trabajo, a hablar en público de temas políticos, a acceder a la vida política, a poseer y controlar propiedades, a formar parte del ejército, a la igualdad fiscal, a la educación y a la igualdad de poder en el ámbito familiar y eclesiástico,supiera….

Si Rosa Luxemburgo, la teórica marxista de origen judío, quien pronunciará decenas de discursos a favor de la libertad, supiera..

Si Marie Curie, la química y física polaca, posteriormente nacionalizada francesa, pionera en el campo de la radiactividad, primera persona en recibir dos premios Nobel y la primera mujer en ser profesora en la Universidad de París, supiera...

Si todas ellas supieran que después de que arriesgaron y ofrecieron sus vidas en la defensa de los derechos de las mujeres, hoy día son criticadas por las mismas mujeres quienes temen ser llamadas “feministas”.

Si ellas supieran que el sistema político ha manipulado y le ha hecho una contra propaganda tan fuerte al feminismo, que actualmente lejos de significar: un “movimiento que aboga por la defensa de los derechos de la mujer”, ha pasado a ser para muchos: un “movimiento de lesbianas, de mujeres agresivas, de libertinas, de desalmadas…”.

Si ellas supieran que jerarcas de la iglesia, politiqueros y abogados todavía se creen con derecho a decidir sobre el cuerpo de la mujer.

Si ellas supieran que todavía  existen  países del mundo donde no se permite el aborto, obligando a una mujer a tener un hijo sin importar si es producto de una violación, si el feto pone en peligro su vida o si este viene mal formado.


Si ellas supieran que ser una mujer independiente, estudiada, con una buena posición laboral, segura de si misma y conocedora y defensora de sus derechos le baja el “rating” frente a los hombres.

Si todas estas valiosas mujeres supieran que, aunque para algunos y algunas su causa parece perdida, todavía su ejemplo de vida es fuente de inspiración para muchas mujeres y hombres.

Si ellas supieran que a nivel mundial les ponen penas de cárceles de hasta mas de 30 años a  las mujeres por decidir sobre sus cuerpos, Hoy están Libres, las  mujeres acusadas de crimen en parentesco al abortar en Guanajuato...“Salí libre porque soy inocente”

“Salí libre porque soy inocente”, externó Yolanda Martínez Montoya en el momento de dejar, al igual que otras seis mujeres, los centros de reclusión de Puentecillas y Valle de Santiago en Guanajuato.

A las 5:30 de la tarde comenzaron a salir una por una las seis campesinas que estaban recluidas en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Puentecillas acusadas de homicidio en razón de parentesco después de haber sufrido abortos espontáneos.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado sacó del penal a cinco de las mujeres a bordo de vehículos que las conducirían hasta sus hogares en los municipios de Dolores Hidalgo, San Miguel de Allende, Guanajuato y San Luis de la Paz. Yolanda Martínez fue la única que no aceptó el transporte ofrecido por el gobierno panista del estado.

En entrevista, la mujer reveló que el gobernador Juan Manuel Oliva Ramínez, por medio de funcionarios estatales, les ofreció ciertos beneficios económicos. “Pero yo no les acepté nada porque me hicieron mucho daño. Estoy libre porque soy inocente”, aseveró.

Además de Yolanda, del penal de Puentecillas fueron liberadas Araceli Camargo, Susana Dueñas, Ana Rosa Padrón, Bonifacia Andrade y Ofelia Segura. Mientras tanto, del centro de reclusión de Valle de Santiago salió libre Liliana Moreno Morales.

Este martes entró en vigor la reforma al Código Penal del estado que disminuye la condena del delito de homicidio en razón de parentesco, de 3 a 8 años de cárcel, cuando anteriormente era de 25 a 35 años de cárcel.

La reforma se aplica solamente en el caso de las mujeres que privan de la vida a sus hijos durante las primeras 24 horas desde el nacimiento, y cuya conducta obedezca a factores sicosociales.

Integrantes del centro Las Libres -organización que apoyó jurídicamente a las internas- pernoctaron a las afueras  del centro de reclusión en espera de su libertad. Arribaron al penal desde las primeras horas de este día; en tanto que desde las 8 horas comenzaron a llegar familiares de las internas Yolanda Martínez Montoya, que llevaba 6 años 8 meses encarcelada, y Susana Dueñas Rocha, que había cumplido 8 años de encarcelamiento.

María Rocha Márquez, madre de Susana Dueñas Rocha, llegó con una imagen de la Virgen de Juquila y en entrevista señaló que no hay plazo que no se cumpla