sábado, 14 de agosto de 2010

Pruebas con animales...




Por Luis S. Rodriguez...


Solamente el 10% de las investigaciones se destina al área de la salud, pues el otro 90%, se dedica a la producción de cosméticos (30 %) y el resto (60 %) al desarrollo de armas químicas. Así es, actualmente se cuenta con métodos alternativos de investigación auténticamente científicos, lo cual demuestra que el uso de animales y el sufrimiento éstos en experimentos, que por cierto no tienen nada de científico, son innecesarios.

Entre los métodos alternativos de investigación tenemos: los estudios de cultivo de células humanas, estos cultivos están disponibles desde hace décadas y permiten realizar todo tipo de pruebas de toxicidad; órganos virtuales, sirven como modelos precisos de las partes del cuerpo humano y predicen electrónicamente cómo se metabolizarán y absorberán los medicamentos, incluso se puede saber los efectos que el medicamento podría provocar, entre otros datos importantes; y no debe dejarse al margen los estudios previos, sino que estos pueden servir como fuente consulta en lugar de repetirlos.

Cabe destacar que los resultados de estas nuevas alternativas son más precisas que aquellas en las que se utilizan animales, obteniéndose mejores resultados, ya que no se tiene el problema de las diferencias entre especies que hace difícil o imposible su aplicación. Además son más económicas y rápidas. Y lo más importante es que son experimentos sin crueldad.

Mientras nosotros mismos y estas empresas no tomemos en cuenta estas alternativas miles de indefensos animales seguirán padeciendo sufrimientos y muerte. Cada año, millones de animales son sometidos, en vivo, a innumerables pruebas y experimentos muy dolorosos para determinar la seguridad de productos cosméticos, de aseo personal y limpieza.

Espumas de afeitar, champús y dentífricos son introducidos a presión en el estómago de los animales; inhalan lacas para el cabello; sustancias volátiles son rociadas sobre piel y ojos (test 'Draize').

Otras pruebas, como la de la dosis letal (DL50), causan terribles sufrimientos. En ocasiones, estos experimentos se ocultan tras leyendas como: "clí-nicamente testado" o "testado bajo control dermatológico". Grandes corporaciones como Unilever, Procter & Gamble, Colgate-Palmolive, Reckitt Benckiser y Unilever, bic, Procter & Johnson and Johnson están entre las principales empresas que experimentan en animales. Todos ellas realizan o encargan test en animales en algún punto de la prod Están entre las principales empresas que experimentan en animales. Todos ellas realizan o encargan test en animales en algún punto de la producción. Ejemplos de "experimentos" para garantizar la seguridad del consumidor:

• Espuma de Afeitar: Se mete a presión en el estómago de animales.

• Laca para Cabello: Se hace inhalar la sustancia hasta lograr un coma.

• Champú: Se obliga a animales a ingerirlo y se le introduce concentrados a los ojos de conejos.

•Dentífrico: Se fuerza a conejos, ratas y cobayas a ingerirlo.

• Máscaras y Sombra de Ojos: Se introduce en los ojos de conejos hasta la ceguera total.

• Maquillaje: Se extiende sobre la piel afeitada de animales sensibles.

• Solución para Lentes de Contacto: Se introduce en los ojos de conejos, más sensibles que los ojos humanos.

• Jabón: Se fuerza la irritación de la piel de animales afeitados.

• Bronceadores: Se expone a conejos con la piel afeitada a rayos ultravioleta para probar estos productos. Mortal Pero Legal Ninguna ley requiere pruebas con animales para los cosméticos y los productos del hogar.

La Food and Drug Administration (FDA) sólo requiere que cada ingrediente de un producto cosmético “establezca adecuadamente su seguridad” antes de salir al mercado, o que el producto lleve una etiqueta de advertencia indicando que su seguridad no ha sido determinada. El FDA no tiene autoridad para requerir ninguna prueba de producto en particular. Igualmente, los productos del hogar, que son reglamentados por la Consumer Product Safety Commission (CPSC), la agencia que administra el Federal Hazardous Substances Act (FHSA), no tienen que ser probados con animales. Un resumen de la política de pruebas con animales de la CPSC, impresa en el Registro Federal, dice, “ es importante mantener en mente que ni la FHSA, ni las regulaciones de la Comisión requieren a ninguna empresa llevar a cabo pruebas con animales.


El estatuto y sus regulaciones de implementación sólo requieren que un producto lleve etiqueta que refleje los riesgos asociados a ese producto”. Los métodos de prueba, por lo tanto, son determinados por los fabricantes. Por ser muy inconfiables, las pruebas con animales pueden ser muy atrayentes para algunas compañías, ya que estas pruebas virtualmente permiten a los fabricantes sacar cualquier producto al mercado. Las compañías también pueden usar el hecho de que sus productos fueron probados, para defenderse de cualquier demanda de los consumidores. Otros piensan que las pruebas con animales les ayudan a competir en el mercado: Los consumidores exigen productos con nuevos y emocionantes ingredientes, tales como ácidos alpha-hydroxy, y las pruebas con animales frecuentemente son consideradas como la manera más barata de “probar” que los nuevos ingredientes son “seguros Alternativas para las Pruebas con Animales Dichos argumentos tienen poco peso para los más de 500 fabricantes de cosméticos y de productos del hogar que han rechazado las pruebas con animales.

Estas compañías han aprovechado las muchas alternativas que hoy existen, incluyendo los cultivos de células, cultivos de tejidos, córneas de bancos de ojos, y modelos de computadora y matemáticos sofisticados. Las compañías también pueden formular productos con el uso de ingredientes que ya han sido determinados como seguros por la FDA. La mayoría de las compañías libres de crueldad usan una combinación de métodos para garantizar la seguridad, tal como el mantenimiento de extensas bases de datos e información sobre ingredientes y fórmulas, el uso de pruebas in vitro, y de estudios clínicos de humanos. Tom’s of Maine es uno que dio un paso más adelante. Durante siete años, esta compañía libre de crueldad solicitó a la American Dental Association (ADA) la otorgación de su sello de aprobación a las pastas dentales de Tom’s of Maine.

Otras compañías de pastas dentales, incuestionablemente llevaron a cabo pruebas mortales con ratas para lograr ser elegibles para el sello de la ADA (los investigadores cepillan los dientes de las ratas por más de un mes, luego matan a los animales para examinar sus dientes bajo un microscopio). Al contrario, Tom’s of Maine trabajó con los investigadores para desarrollar pruebas de fluoruro con voluntarios humanos que se pudieran llevar a cabo con seguridad. Finalmente, la ADA aceptó los resultados de estas pruebas y otorgó su sello a varias de las pastas dentales de la compañía en 1955.4 El esfuerzo pionero de Tom’s of Maine, de encontrar una alternativa humana, estableció un precedente que otros fabricantes pueden seguir en el futuro. Compasión en Acción Los consumidores preocupados también pueden tener un papel vital para lograr la eliminación de métodos crueles de prueba. Alentada por la indignación del público. La Unión Europea (UE) propuso prohibir las pruebas de cosméticos con animales para 1998, desafortunadamente, la UE ha retrasado indefinidamente esta prohibición debido a quejas de las compañías que hacen pruebas con animales.


Pero otras organizaciones en Europa han entrado al asunto. Por ejemplo, después de llevar a cabo encuestas que indicaban que cuatro de cinco clientes suyos estaban en contra de probar cosméticos y productos para el hogar con animales, la Co-op, el minorista más grande de la Gran Bretaña, lanzó su propia campaña para instar a las compañías a terminar con dichas pruebas. Se ha encontrado que un 75 por ciento están en contra de usar animales para probar cosméticos. Cientos de empresas han respondido y han cambiado a métodos amigables para los animales. Para ayudar a los consumidores a identificar los productos que realmente son libres de crueldad, una coalición nacional de grupos para la protección de los animales ha desarrollado la Norma Corporativa de Compasión para los Animales que clarifica la terminología de las pruebas sin animales y los procedimientos usados por los fabricantes, y ofrece un logotipo indicando libre de crueldad para las compañías que cumplen con la norma. Los consumidores pueden apoyar esta iniciativa comprando productos que cumplen con la norma corporativa y boicoteando aquellos que no lo hacen, y pidiendo a las tiendas locales que se surtan de artículos libres de crueldad.

Todas las personas que desean la terminación de las pruebas con animales, también deben instar a las agencias reglamentaditas del gobierno y a las asociaciones comerciales como la American Dental Association a aceptar los métodos que no usan animales inmediatamente