sábado, 2 de octubre de 2010

La batalla no solo fue por Ecuador, sino por todos


Por Juventud Rebelde...

Cumpliendo el mandato de sus presidentes, adoptado la víspera en Buenos Aires, los cancilleres de Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) se reunieron la noche de este viernes con el presidente Rafael Correa, a quien expresaron el apoyo a su gestión y a la democracia.

Luego de la jornada difícil de la víspera por el intento de golpe de Estado protagonizado por grupos de la policía, los ministros del Exterior de UNASUR reconocieron la actitud firme y valiente del Presidente ecuatoriano, y también, el apoyo de su pueblo, como pudo apreciarse por las transmisiones en vivo de Telesur.

Al usar de la palabra en nombre del presidente Evo Morales, el canciller boliviano, David Choquehuanca, ratificó la condena total de su país al intento golpista, felicitó al pueblo revolucionario de Ecuador y a sus organizaciones sociales por salir en defensa de la democracia y remarcó que no se trataba de un hecho aislado. No podemos permitir nunca más golpes de Estado en los países miembros de UNASUR, proclamó Choquehuanca, quien dijo que por ello los autores intelectuales y materiales no debían recibir ninguna protección de las naciones de la Unión sudamericana.

En igual sentido, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, enfatizó en que lo acontecido se enmarca en todo un proceso que los países de Sudamérica y América Latina en general deben analizar, pues se trata de una conspiración contra los movimientos progresistas.

Venezuela, señaló, ha vivido una conspiración permanente y un golpe continuado. La batalla que ustedes han dado, dijo a Correa, no solo la dieron por Ecuador, sino por la América Nuestra, por cada uno de nosotros.

Los saludos al restablecimiento de Correa en el Palacio de Gobierno también llegaron de los Cancilleres de Colombia, Ecuador, Chile y Perú, entre otros que usaron de la palabra, y a quienes Correa dijo que en los momentos difíciles se había sentido acompañado no solo por su pueblo, sino por toda América Latina.
El Presidente ecuatoriano ratificó que lo acontecido fue una conspiración y no un hecho aislado.

Los golpistas, dijo, no contaron con la existencia de sectores leales dentro de la propia policía, ni con la fidelidad de las Fuerzas Armadas.

Al narrar los hechos, Correa reiteró que fue una acción coordinada, y reveló la posesión por las autoridades de intercepciones de emisiones de radio donde se incitaba a asesinar al Presidente. Se supo después de otras alteraciones del orden previstas  para crear el caos, desestabilizar al Gobierno, pero no lo lograron, dijo.

Lo tenían listo todo —afirmó al referirse a «desconocidos partidos políticos»—. Esperaban que todo el pueblo se levantara, pero les falló, aseveró.