lunes, 11 de octubre de 2010

Feliciano Valencia: Discurso de inauguración del Congreso de los Pueblos, 9 octubre de 2010

De esta forma dejamos instalado este Congreso y vamos a hacer historia. Y que los hijos de nuestros hijos sepan que aquí en la plaza Che Guevara el día 9 de octubre del año 2010 se instaló el Congreso de los Pueblos, ese que va a construir el país que soñamos y ese que nos va a permitir seguir construyendo un plan de vida desde el referente al concepto de vida en su conjunto, porque aquí nos estamos jugando la vida para seguir viviendo.

Feliciano Valencia, 9 de octubre de 2010, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia

Discurso íntegro:

El Congreso de los Pueblos recoge el esfuerzo de todos desde las veredas, los barrios, las comunas y desde sus plataformas y organizaciones en medio de grandes dificultades como la guerra, la persecución, la judicialización. Es la conversación de todos los procesos que estamos construyendo en las diferentes regiones.

Hay muchos motivos para encontrarnos y conversar por la difícil situación que estamos viviendo tanto en el área rural como en el área urbana que tiene que ver con la intervención militar de todos los actores armados y el proceso de intervención económica vía implementación de megaproyectos con presencia de las multinacionales. También nos encontramos con el tema de las concesiones mineras que este gobierno está otorgando por encima de la consulta previa libre e informada a los pueblos indígenas, afrocolombianos y campesinos.

Por otro lado el tema del desplazamiento es muy grave para las distintas regiones del país y la falta de políticas gubernamentales que se representen en vida digna para todos nosotros. No hay vivienda digna, no hay empleo digno, no hay posibilidades laborales para los colombianos y colombianas. La salud está en decadencia, la educación lo mismo.

Hay problemas estructurales en el país que nos obligan a encontrarnos para seguir conversando. Por otro lado está la lucha permanente de las organizaciones del pueblo en medio de los tiros, la guerra, las minas antipersonales y la persecución. No declinamos por más dura que sea la guerra, por más que nos amenacen o nos persigan. Por más que traten de desconocernos hay un pueblo que está pidiendo inclusión y vida democrática haciendo real el ejercicio participativo. Hay un pueblo que está clamando justicia y garantías de los derechos fundamentales de todos los colombianos y colombianas. A pesar del terror y de la situación problemática, hace 3 días que hemos dejado la pala, el machete, el canasto y las semillas para venirnos desde la región para encontrarnos. Nos hemos venido con nuestros sueños, propuestas, agendas, pliegos, iniciativas, proyectos, con nuestros planes de vida y reivindicaciones para ponerlas a conversar entre todas y todos.

Es muy importante que las regiones nos encontremos para conversar y que las temáticas que estamos trabajando allá abajo en las regiones las empecemos a discutir entre todos y todas. Es muy importante seguir buscando y trazando caminos de unidad para enfrentarnos a las locomotoras que ha desatado el actual gobierno. Es importante ir consolidando nuestros planes de vida, nuestro ejes programáticos y nuestras rondas populares hacia la construcción del país que tantos hemos luchado y soñado. Y eso lo digo en homenaje al Che Guevara ya que ayer se estaba cumpliendo el aniversario de la muerte de uno de los combatientes más progresivos de los últimos años. También debemos recordar a nuestro cacique Manuel Quintín Lame, hombre con la tierra, y a esos líderes y mártires de los pueblos afrocolombianos y campesinos, a esa dirigencia. Debemos recordar a todas esas luchadoras y luchadores de los trabajadores que también han puesto una alta cuota en términos de muertos para que este país vaya floreciendo. Tenemos la responsabilidad de coger esas banderas y seguir llevando la lucha hacia adelante y para eso nos vamos a encontrar en este Congreso de los Pueblos. Vamos a enrutarnos y a construir muchas metodologías de trabajo que nos permitan llegar al resto de colombianos y colombianas.

Aquí nos hemos congregado los que mínimamente pertenecemos a una organización, a una plataforma, a uno de los elementos constitutivos de la lucha popular, pero hay muchas colombianas y colombianos que no pertenecen a una organización que están librando ya una lucha en las calles: están los vendedores ambulantes, los llamados desechables, toda esa gente que está por debajo de la línea de pobreza. El Congreso de los Pueblos tiene que trazar líneas políticas para ir articulando a esa gente porque no sólo vamos a trabajar con la gente organizada sino organizar a los colombianos y colombianas que irán con nosotros. Con ellos es que tenemos que hacer la revolución y con ellos tenemos que crear la senda popular.

Es muy emocionante encontrarnos aquí. Veo muchos rostros diferentes, indios, negros, de trabajadores, de mujeres, de mayores, de niños. Todos gente verdadera que estamos aquí porque hemos luchado y porque lo que tenemos lo hemos conseguido a punta de lucha. Nadie, ni el sistema político, ni el gobierno y a veces ni el Estado nos ha permitido garantizar caminos para vivir en condiciones más dignas. Lo que tenemos lo hemos conseguido a punta de lucha. Los trabajadores, maestros, sindicalistas, indígenas, afros, todos nosotros que le hemos apostado a organizarnos lo hemos logrado. Estamos luchando, compañeros y compañeras, pero no solamente contra el gobierno de turno. Estamos luchando contra ese proyecto de muerte que se llama modelo económico global, la enfermedad de la muerte que no sólo extermina a Colombia sino a muchas naciones del mundo. Tenemos que ser conscientes que con ello vamos a librar la pelea de aquí en adelante y con todos aquellos que se faciliten para que eso se implemente en los diferentes países.

Nos llegó la hora de pensarnos la paz de los pueblos, no la paz del gobierno ni de los actores armados. La paz de las víctimas indefensas que no sólo tiene que concretarse en el silencio de los fusiles, una paz que vaya por una agenda más integral, más amplia y más incluyente.

[interrupción para que se cuadren los parlantes y micrófonos]

Vamos saludando las consignas porque ya casi nos vamos a legislar. Es histórico este acto de instalación a pesar de todas estas dificultades. Vamos a desarrollar la siguiente mecánica de trabajo. Uno, hoy vamos a trabajar los sectores y los pueblos sobre una propuesta temática de 7 puntos.

Lo importante es que la gente de las regiones vayamos trabajando para que lo vayamos colocando ahí sobre la agenda, lo que están haciendo los mototaxistas, los viviendistas, los educadores, los indígenas, los afros, los ambientalistas, los de la minería. Hoy vamos a hablar los sectores con diversidad de temas, va a haber palabreros que van a facilitar el debate interno de cada mesa de trabajo y relatores que van a ir recogiendo lo que la gente va diciendo para irlo juntando en una matriz. En una matriz que ha de coger todo lo que la gente va diciendo, ustedes, y al lado va a haber otro relator que va ir acomodando en tres líneas estratégicas. Esto es fundamental que ustedes lo sepan.

Uno, estrategias, caminos y métodos para fortalecer lo que ya estamos haciendo. No nos vamos a inventar más cosas, la gente ya está trabajando y tiene su agenda.

Dos, para tener agendas comunes de eso que la gente está trabajando.

Tres, para que los congresistas interioricemos lo que la gente está trabajando.

La agenda es lo que ya la gente está haciendo en las regiones pero sobre puntos específicos. Por ejemplo, si hay una región que ha definido trabajarle duro a la minería, ese será el tema que vamos a ir posicionando. Si hay otra región que le está trabajando al tema de la economía, ese será el punto que vamos trabajando. Si otra región u otro sector le apuesta más al tema de las víctimas, al tema de los derechos humanos o el desplazamiento, ese es el tema que vamos a ir cogiendo porque con eso vamos a ir conformando la agenda de acción.

Y la tercera línea que queremos abordar desde el principio es la coordinación. Necesitamos una coordinación que le haga seguimiento a los mandatos del Congreso. ¿Por qué? Porque no podemos encontrarnos cuatro o cinco días que queden unas relatorías muy bonitas y hasta que vengan líderes muy bonitos pero que de ahí no trascendamos. No, lo que vamos a decir en nuestro Congreso buscando la construcción de país y de atender a la coyuntura, sólo se puede hacer en las regiones, allá abajo con la gente, para empezar nuevamente a tejer desde abajo. Y eso sólo lo puede hacer un equipo que defina este Congreso en todas las organizaciones que estamos participando aquí.

Hasta ahora tenemos registradas 212 organizaciones que somos convocantes de este Congreso de los Pueblos. Con esas 212 tenemos que sentarnos para trabajar el tema de la comisión, la coordinación, responsable de dinamizar en las regiones, de operativizar lo que aquí va saliendo en términos de ir enlazando esa agenda sobre unas estrategias, sobre unos métodos y sobre unos ejercicios de articulación.

Esas tres líneas es muy importante, compañeros congresistas, que ustedes tengan en cuenta estrategias, métodos y procedimientos sobre una perspectiva de unidad nacional con énfasis en lo popular. Porque es el pueblo el que va a legislar. 

Segundo, una agenda que trate de recoger las agendas por más pequeñas que sean. Aquí no hay una agenda más importante que la otra. Todas las agendas, todos los congresistas llegamos en igualdad de condiciones.

Y tercero, una coordinación. La agenda va en dos sentidos. Uno, sobre los elementos fundamentales que se constituyan en los pilares de proyecto de país. Y segundo, una plataforma de acción sobre temas coyunturales. Por ejemplo, el gobierno ya sacó el tema de la tierra, de las víctimas, el gobierno está cabalgando sobre el tema del reordenamiento territorial.

Este Congreso tiene que ser capaz también de salirle al debate de esos temas pero como lo está pensando el pueblo, no como los está pensando la oligarquía. Es fundamental que tengamos eso en cuenta. Sólo en el tema de la tierra valía la pena preguntarnos sobre qué tierras es que está hablando el gobierno. Si es sobre la tierra de los ricos ricos o si es sobre la tierra de los excluidos, perseguidos y desplazados. Segundo tema, ¿cómo es el tema del retorno? Pregunto yo: ¿Los desplazados tienen condiciones para retornar? ¿Esa tierra que fue despojada tiene condiciones para que el campesino regrese? Tercero: ¿Hay garantías para que ese campesino la ponga a producir como quiere el campesino o está sujeto a un modelo impuesto desde el gobierno?

Son preguntas que tenemos que hacernos respecto al tema de la tierra. A los hermanos indígenas yo les preguntaría porque el gobierno está hablando sobre restituir y legalizar nuestras tierras que ya tienen dueños ancestrales. Ese es un debate de fondo que nosotros tenemos que dar.

Y así sucesivamente. Si ponemos el tema de las víctimas, hay mucho de lo que tienen que hablar las víctimas. Si cogemos el tema de los desplazados hay mucho sobre lo que tienen que hablar esos desplazados. Si ponemos el tema del empleo informal, vendedores ambulantes, mototaxistas, en fin, toda esa gama de gente excluida sin posibilidades laborales dignas, ahí tenemos mucho que hablar.

Esos son los temas que tenemos que hablar en el Congreso de los Pueblos. Porque insisto: es el pueblo el que va a legislar. Tenemos que acertar en lo siguiente: pensarnos cómo nos vamos a seguir articulando a futuro y cuál es la metodología. Hoy vamos a trabajar sobre eso que les estaba comentando y sobre todo lo que traigan ustedes.

Mañana nos vamos a encontrar las regiones: la región Caribe, los Santanderes, Bogotá, Suroccidente, el Litoral, las plataformas continentales —porque eso también es país—, la Orinoquía, Arauca... Mañana nos encontramos las regiones para ir recogiendo lo que vamos a trabajar e ir definiendo las tres líneas gruesas que serán líneas de acción a futuro. Mañana tiene que irse perfilando ya el elemento constitutivo de la coordinación del Congreso a futuro.

Y el lunes 11 vamos a darle un tiempo a las relatorías para que traten, no de sintetizar, sino de extraer elementos fundamentales para la acción y eso sin despreciar las cosas pequeñas entre comillas. Porque no hay cosas pequeñas, sólo vamos a ir definiendo con más claridad el camino de acción una vez salgamos de este Congreso. El lunes haremos la pinta grande, la casa grande, lo que conocemos por plenarias para ir enlazando todo lo estratégico, lo de la agenda y lo de la plataforma de coordinación y todo lo de coordinación.

Y el día 12 vamos a organizarnos tempranito. Los que tienen amigas y amigos en Bogotá a partir de hoy tenemos que estar mandando compañeros que vayan a animar a la gente en los barrios de Bogotá, en las comunas, porque vamos a hacer una gran movilización, con los que estamos en el Congreso y con los que se vinculen porque hay gente que se va a vincular el día 12.

Así que tenemos dos días para invitar a la gente de los barrios, a los maestros, al resto de sindicalistas, al resto de compañeros para que sea una potente movilización de protesta. Que lleguemos muy bien organizados, es decir, gritando nuestras consignas y con nuestras banderas en alto a la plaza de Bolívar. Allá nos van a recibir tres organizaciones musicales que se han vinculado al congreso. Por un lado la compañera Andrea Echeverry, integrante de Aterciopelados que se ha vinculado al Congreso de los Pueblos y que nos va a acompañar con un concierto en la Plaza de Bolívar. Nos va a acompañar una orquesta que se llama La 33, de aquí de la ciudad de Bogotá, a los que les gusta la salsa pues ahí tienen su espacio y los que no sabemos vamos a tratar de aprender. También tenemos unos compañeros gaiteros que nos van a ambientar y nos van a levantar el ánimo en este concierto.

Terminado el concierto, de manera alterna vamos, por un lado, a posicionar con los congresistas y con los colombianos y colombianas los mandatos del Congreso de los Pueblos, lo que legislamos en tres días lo vamos a entregar a los colombianos y colombianas. Y segundo, vamos a reafirmar nuestra posición y nuestras exigencias para con el gobierno nacional. A él no le tenemos que entregar el mandato de los pueblos. El mandato de los pueblos es para los colombianos y colombianas. Para el gobierno va nuestra posición de exigencia y resistencia y cumplimiento con los acuerdos pactados. Ese es el mensaje que le vamos a entregar en la Plaza de Bolívar. Nos vamos a abrazar todos y todas, nos vamos a tomar las direcciones y nos vamos a regresar a seguir trabajando en las regiones.

Ya hay regiones que tiene definido qué van a hacer después del 12. El día 13 seguiremos en resistencia, seguiremos en Congreso. Porque hay que hacer varias claridades: uno, ésta no es la primera vez que hacemos Congreso. Desde hace muchos años venimos haciendo congresos y venimos legislando. Segundo: ésta no es la primera movilización que hacemos. Desde hace muchos años estamos en movilización. Y a partir del 12 continúa el Congreso itinerante por el país para seguir legislando sobre la agenda de este Congreso.

Vamos a cerrar con la siguiente recomendación. Vamos a colocar en manos de nuestros muertos, de todos nuestros muertos, que no están muertos, porque las ideas las tenemos aquí. Esas ideas son las que estamos trabajando y esas ideas son las que nos vienen día a día en este difícil camino. Vamos a colocar este Congreso en memoria de ellos. Vamos a colocar este Congreso en memoria de Dios porque hay que tenerlo en cuenta, ese Dios luchador, ese Dios de justicia y de libertad. Vamos a colocar este Congreso en manos de nuestros guías espirituales y naturales que nos acompañan y nos han dado una muy buena guía respecto al quehacer para encontrarnos con los demás. Vamos a colocar este Congreso en manos de los colombianos y colombianas que no pudieron llegar pero que nos miran con mucha esperanza y con muchas perspectivas de que aquí se está construyendo eso que también necesitan. Y vamos a colocar este Congreso en la sabiduría de ustedes, en el pensamiento de ustedes.

Abramos nuestros corazones y nuestras mentes para que fluyan las ideas y salgan unas muy buenas conclusiones de este Congreso de los Pueblos. Sigamos recordando a todos esos que no están. Advirtiendo lo siguiente: lo que va saliendo a diario se va haciendo público, la red de comunicaciones del Congreso lo va a ir pasando de manera pública, las regiones que no pudieron venir al Congreso están concentradas y articuladas al Congreso que estamos realizando aquí en la Universidad Nacional. Entonces el Congreso, en términos de participación no sólo está en Bogotá sino que hay regiones que están enlazadas articulándose al trabajo.

Compañeros y compañeras, hermanos y hermanas, esperamos que también trabajen y si ustedes lo consideran alguna voz de solidaridad, de respaldo con varios compañeros y compañeras que están siendo perseguidos por este sistema. Piedad Córdoba atraviesa una difícil situación. Se la jugó por la paz y hoy en día está sacrificada por este sistema. No podemos ser insolidarios ni darle la espalda a gente que se la ha jugado por unos colombianos y colombianas. Asimismo, la compañera Aida Quilcué no está aquí y también atraviesa una difícil situación, solidaridad para con ella también. A los presos políticos, que muchos quisieran estar aquí pero que no pueden. Al resto de presos, porque estas cárceles en su mayoría están abarrotadas de gentes inocentes, de gente que alguna vez se atrevió a echar un discurso social. Con esa gente que no puede llegar a compartir con nosotros, coloquemos este Congreso también y démosle ese respaldo. A los compañeros que están secuestrados, independiente de lo que haya pasado, también va nuestra voz y nuestro respaldo de solidaridad. A la gente de los medios de comunicación que trata de hacer cosas pero que no puede, éste es el espacio para que discutamos.

En fin, a toda esa gente que ha sido víctima le queremos rendir memoria y dar un respaldo. Piénsenlo ustedes si es escrito o si sale en las conclusiones, pero creemos que no podemos olvidarnos de gente que también está luchando y que no puede llegar aquí pero que en sus espacios está luchando.

Compañeros y compañeras, en esa ruta metodológica nos recogemos a trabajar en las mesas, participen. Las delegaciones que han venido, es bueno venir a pasear. Pero lo fundamental es trabajar. Así que no se queden en las carpas, no se queden por ahí mirando los árboles, vamos a participar en las mesas de trabajo. En las noches, cuando terminemos las jornadas de trabajo, habrá integración cultural, grupos musicales, declamadores, poetas. Ahí nos vamos a encontrar para seguir compartiendo. Tal vez habrá posibilidad de bailar, vamos a bailar. Lo más importante de este Congreso es que nos podamos tocar los unos a los otros, abrazarnos, decirnos, aquí estamos los luchadores porque nos hemos encontrado los luchadores.

Entonces, que este espacio también sea para aprender y para compartir. Un elemento muy importante, el Congreso de los niños y niñas va a sesionar en un espacio también especial, porque es muy bueno conocer el pensamiento de los niños respecto a cómo ven el mundo, cómo ven el país y cómo se le está enseñando a ellos. Es muy bueno ver cómo diseñan el país los niños, el país que los grandes a veces estamos desbaratando. Es muy importante escuchar la voz de los niños y hay un Congreso para los niños también.

Entonces vamos a tratar de ser lo más participativos posibles. De esta forma dejamos instalado este Congreso y vamos a hacer historia. Y que los hijos de nuestros hijos sepan que aquí en la plaza Che Guevara el día 9 de octubre del año 2010 se instaló el Congreso de los Pueblos, ese que va a construir el país que soñamos y ese que nos va a permitir seguir construyendo un plan de vida desde el referente al concepto de vida en su conjunto, porque aquí nos estamos jugando la vida para seguir viviendo.

Muchas gracias, compañeros y compañeras, y los esperamos en las mesas de trabajo.