domingo, 10 de octubre de 2010

Honduras: La Constituyente ya está en la agenda nacional




Fuerzas golpistas maniobran y conspiran para detener el proyecto popular


por Giorgio Trucchi - Rel-UITA

La recolección por parte de la Resistencia de más de 1,3 millones de firmas, exigiendo la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente ha generado un fuerte movimiento de opinión en toda Honduras. Ante la presión popular, los arquitectos y ejecutores del golpe que derrocó al presidente Manuel Zelaya preparan una ofensiva para desvirtuar esta legítima aspiración del pueblo organizado.

Según Carlos H. Reyes, miembro del Comité Ejecutivo del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), el supuesto diálogo propuesto por el jefe del Ejecutivo, Porfirio Lobo, para hablar del tema de la Constituyente, no sería más que una trampa para deslegitimar el proyecto de la Resistencia. Asimismo, lo estaría utilizando para proyectarse a nivel internacional como “agente de cambio” en el país.

Sirel conversó con Reyes sobre la coyuntura que está viviendo Honduras.

-Concluyó la etapa de recolección de firmas de la Declaración Soberana, que indudablemente fue un éxito. ¿Qué viene ahora?

-El proceso que llevó a la recolección de más de 1,3 millones de firmas hizo que el tema de la Constituyente llegara a introducirse en la agenda nacional. Hay diferentes posiciones a favor o en contra de este proyecto de refundación del país. Sin embargo, lo que tenemos claro es que los sectores golpistas ya están preparando una estrategia para desvirtuarlo.

-Porfirio Lobo llamó a un diálogo para platicar de la Constituyente. ¿Cómo observa esta decisión del Ejecutivo?

-El FNRP convocó a una asamblea para el 19 de octubre y ahí vamos a tomar una decisión. Vamos a expresarnos con una sola voz. A nivel personal ya analicé esta convocatoria hecha por el régimen de facto y considero que oculta varias trampas.

-¿Cuáles son estas trampas?

-Sólo con el hecho de que el FNRP asista a esta convocatoria, el régimen de facto saldría ganando. Lograría avanzar en la consolidación del golpe y sería otro paso más hacia el retorno de Honduras en la OEA. Además, invitaron a la Resistencia, pero excluyeron a su coordinador nacional, el ex presidente Manuel Zelaya, y convocaron también a un sinnúmero de organizaciones y sectores golpistas. El objetivo es que quedemos como minoría.

Tampoco podemos aceptar que ese supuesto diálogo sea una réplica de las nefastas experiencia del Plan Arias y del Diálogo Guaymuras. Un diálogo de mala fe manejado por los golpistas, pretendiendo decidir la agenda, las reglas, los tiempos y el lugar. Eso más bien es un monólogo.

-¿Qué otras trampas estarían preparando?

-Quieren aparentar ser neutrales, conciliadores, partidarios de la unidad nacional. Tratan de desmarcarse de los golpistas y de la Resistencia. El intento de igualar a estos dos sectores y presentarse como neutral, es una manipulación perversa del régimen de facto. Ni siquiera están dispuestos a reconocer que en Honduras hubo un golpe de Estado y ésta es una premisa fundamental para iniciar un diálogo.

-¿Cuál es, entonces, el proyecto del FNRP de ahora en adelante?

-Estamos entrando a una segunda etapa, en donde vamos hacia una Asamblea Constituyente. Ya nos autoconvocamos y ahora vamos a definir la metodología para su instalación y desarrollo. Vamos a seguir organizándonos y movilizándonos, sin pensar en partidos políticos o elecciones. Y si no hay una verdadera abertura por parte del régimen de facto, vamos hacia un contrapoder, un poder paralelo. No es nada nuevo. A lo largo de todos estos meses ya hemos desarrollado un movimiento paralelo, y una verdadera oposición ante las propuestas impuestas por el régimen.

-¿Cómo ha visto la respuesta de la gente?

-La gente ya está entendiendo, está participando, está consciente de lo que está pasando y de que vamos hacia una Constituyente independiente y popular, convocada por nosotros mismos. Los golpistas van a seguir reprimiendo, asesinando, y nosotros tendremos que mantenernos unidos, fortaleciéndonos internamente, reforzando nuestra estructura, echando a andar nuestro proyecto.