sábado, 30 de octubre de 2010

Mexico: Siembra de conciencia


Por Emilio Godoy...

El mexicano Froylán Rascón, de nueve años, se para frente al grupo de alumnos del grado preescolar y les explica la actividad que realizarán en la clase de educación universal.

La dinámica consistirá en la apreciación de imágenes para agilizar la observación y la concentración entre los 16 estudiantes de cinco años de edad en el privado Centro Educativo EXEA, situado en el sur de la Ciudad de México.

Rascón, estudiante del cuarto grado de la escuela primaria, es uno de los 12 que aún participan en el Programa de Educación Universal para el Desarrollo Ético, diseñado por la mexicana Gilda Darlas, y que empezó a aplicarse en esta institución educativa en 2006.

El programa "me ha enseñado a pensar en lo que debo hacer, a pensar antes de actuar", dijo a IPS Rascón, quien ahora guía a las niñas y niños más pequeños en sus primeros pasos dentro de la clase.

Darlas decidió en 1997 archivar por un tiempo su carrera de experta en modelos de simulación financiera para buscar un esquema educativo que vincula el proceso cognitivo y la conducta.

Luego de recluirse por tres semanas en el monasterio budista de Pokhara, en Nepal, se concentró en construir un modelo educativo que con la marcha de los años se convirtió en educación universal, impulsado desde otras de sus obras, el Centro de Investigación para el Desarrollo Ético (Cidel) y la Fundación de Investigación y desarrollo Educativo en México.

"El objetivo es desarrollar destrezas para que el niño pueda alcanzar la ética, la armonía y la compasión", explicó a IPS esta ingeniera en Sistemas, egresada de la estatal Universidad Nacional Autónoma de México.

La plataforma, diseñada para estudiantes de entre seis y nueve años de edad, se imparte durante tres años, con un enfoque en la subjetividad.

Por Educación Universal, Darlas recibió el premio Visionaris al Emprendedor Social 2010, concedido por el banco suizo UBS y la red internacional Ashoka, dotado con 25.000 dólares.

Además del Centro Educativo Exea, el modelo se aplica en otro colegio mexicano y otras 23 escuelas privadas en Guatemala, Honduras, Gran Bretaña, India y Hong Kong, con una cobertura de 4.236 niños y niñas.

A largo plazo, el objetivo del programa es alejar a los estudiantes de fenómenos como la violencia, los conflictos sociales y el acoso escolar, conocido por su término inglés bullying.

"Es una experiencia diferente, por el enfoque que se da al tratamiento de los valores, la ética y la empatía. Hemos observado más madurez, los niños son más empáticos y ayudan a resolver conflictos", aseguraron a IPS María Antonieta Parrilla y Ana Montoya, las maestras del grado preescolar que recibe el curso.

Educación Universal, que se imparte una vez por semana durante una hora, comienza con unos minutos de meditación individual, luego se pasa a la actividad central y concluye en el patio de la escuela con unos minutos de práctica de taichi, tradicional gimnasia china.

"En los métodos alternativos de educación se cree que el niño determina todo, y no puede ser así. Necesita una estructura cognitiva", explicó a IPS la psicóloga mexicana Mariana Rodarte, egresada de la privada Universidad Iberoamericana.

Rodarte, quien también cursó estudios en el privado Instituto de Terapia Racional Emotiva de México, atiende a pacientes de tres a 18 años, quienes suelen presentar déficit de atención, falta de límites o hiperactividad, entre otros patrones.

Luego de cursar una licenciatura en Filosofía y Religiones Comparadas en la británica Universidad de Lancaster y una maestría en Filosofía Oriental en la Universidad de Varanasi en India, Darlas empezó a emplear su modelo en las aulas, lo cual costeó con su propio bolsillo hasta que la red Ashoka le brindó un estipendio a partir de 2008.

"Se parte de la premisa de que a los cuatro años, el niño empieza a desarrollar el proceso de discernimiento. Hay dos opciones, la primera se orienta a la relación sujeto-objeto y la segunda a la intersubjetividad, que genera una integralidad, relacionarse de otra manera con el mundo", explicó Darlas, quien posee una maestría en Inteligencia Artificial de la Universidad Complutense de Madrid.

Mediante un conjunto de evaluaciones, la especialista comprobó en niñas y niños que han pasado por el programa un aumento de la atención de otros y de sí mismos, el autocontrol, la capacidad de respetar a otros y habilidades para emprender la autoexploración, el auto-análisis y la interpretación, así como para socializar y mediar cuando surgen conflictos.

Un estudio realizado en 2009 por la privada Universidad Continental para la Secretaría (ministerio) de Educación Pública evidenció que cuatro de cada 10 alumnos de primaria y secundaria de Ciudad de México son víctimas, agresores o testigos de maltrato o acoso escolar".

También dio que 36 por ciento del alumnado del preescolar, que abarca hasta los seis años, vio, ejerció o fue víctima de violencia entre estudiantes.

"Cuando hay apertura de los maestros, se ve un cambio radical en la conducta de los niños gracias a la terapia", indicó Rodarte.

A su vez, Darlas, quien publicará en 2011 la sistematización de su investigación, ha escrito sobre su modelo en las revistas especializadas Journal of Education, de la británica Universidad de Londres, y Journal of Philosophy, de la Universidad de Lancaster.

Para septiembre, la meta es extender el modelo a 1.800 escuelas en 10 países, con la participación esperada de 48.000 estudiantes y un presupuesto requerido de tres millones de dólares.